Emergencia nacional

Al grito de "¡Emergencia nacional!" irrumpió Hugo Chávez en la escena política venezolana. Lo que vino después es de sobra conocido.


Años después, los chicos de Podemos, que en el fondo me caen bien, se amparan en una parecida sensación de alarma social para hacer sus propuestas y convencer a su posible electorado, en gran parte formado por jóvenes desencantados, revolucionarios de salón y hippies eternos. Personalmente, creo que no van a triunfar. Se quedarán en un mero bluff, un pequeño partido de izquierdas heredero de los partidos de izquierdas de siempre, con su nicho electoral clásico y previsible. Sólo una verdadera debacle ecónomica, una emergencia nacional de proporciones bananeras les podría dar el triunfo. Esperemos que eso nunca ocurra.