DEO AVRELIANO

Durante la larga historia del Imperio Romano, era práctica común que los emperadores fueran divinizados después de su muerte. Hay numerosos ejemplos de tales divinizaciones, reflejadas en multitud de inscripciones y leyendas monetarias del tipo DIVO, etc. Lo que no es tan normal es que un emperador fuera deificado en vida. Los únicos ejemplos que conozco se circunscriben al emperador Aureliano (270-275 d.C.), y a dos de los emperadores posteriores, Probo y Caro.

En esta moneda de Aureliano se ve un ejemplo de uno de esos epígrafes: DEO ET DOMINO. Lo más notable es que se utiliza la palabra DEUS, y no el adjetivo DIVUS. (Foto tomada de este enlace).
Según parece, esta sorprendente práctica podría estar relacionada con el culto al dios Sol, del que estos emperadores, sobre todo Aureliano, eran devotos. En todo caso, los ejemplos de este tipo de epígrafes en monedas son muy escasos, y poco representativos. El título de DEUS aplicado a un emperador vivo aparece también en unas pocas inscripciones, que podríamos calificar como raras. En el caso de Aureliano, según Pereira (1979:38), sólo hay tres en todo el orbe romano: una en Valencia, otra en Sagunto y otra en el norte de África. Resulta más que sorprendente, insólito, que esas inscripciones tan poco comunes se concentren en la zona de Valencia.

La de Valencia se conserva en el Museo de L'Almoina. Este es el texto de la inscripción:


L{ucio) Dom{itio) Aureliano
Deo
Valentini
Veterani

et Veteres.

Y la foto, hecha por mí:
 

La de Sagunto es más difícil de visitar. La curiosa historia de esta inscripción, desde su descubrimiento en 1961, está narrada en Roca y Vera (2003). Aquí tenemos una imagen de la misma, con su sencillo texto (foto tomada de esta página web, donde hay más información sobre la inscripción):

Lo curioso es que esta inscripción, que tiene un valor y una singularidad considerables, no está en museo alguno, sino que fue utilizada en la última y polémica reforma del Teatro Romano de Sagunto, como elemento decorativo. Según los autores del artículo, está puesta en tal sitio que resulta imposible distinguir las letras... En fin, sorprendente. Espero poder verla algún día.

En definitiva, unas inscripciones de gran valor que merecerían sin duda mayor atención. Una parte curiosa, e inesperada, del patrimonio romano en Valencia.

Bibliografía:
- Pereira, Gerardo (1979). Inscripciones romanas de Valentia. Diputación Provincial de Valencia.
- Roca Ribelles, F., y M. Vera Aleixandre (2003). En torno a la inscripción DEO-AURELI-ANO de Sagunto. Revista Arse 37, 125-131.

Última actualización: 19-2-17